Como si se hubiera tratado de otra victoria de la Selección Colombia, aquel 19 de junio, cientos de colombianos de diferentes zonas del país se volcaron a las calles con camisetas y banderas para celebrar el triunfo del primer presidente de izquierda.

 

Gustavo Petro fue impulsado por el voto popular para alcanzar la Casa de Nariño, pero él no llegó solo, Francia Márquez se convirtió en la primera mujer afro en ocupar la vicepresidencia.

 

Las calles se vistieron aquel día de amarillo, azul y rojo, diciéndole adiós a los candidatos de partidos tradicionales y muchos hablaban de que por primera vez “los nadies” habían puesto al nuevo mandatario.

 

La promesa de un cambio y de que pronto llegue a la cabeza el nuevo mandatario ha escalado tanto que se conoce el insólito caso de una joven cucuteña llamada, Flor Cárdenas, quien se tatuó en uno de sus brazos el rostro del presidente electo, Gustavo Petro Urrego.

 

La mujer afirma que es petrista de corazón y por esta razón lo plasmó en su piel, afirmó lo siguiente: “Si Petro supiera todo lo que he hecho por él, me nombraría su ministra de D deefensa”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here